El nuevo paraíso de las compras de lujo

Texto de Mariana Mejía y Leyre Flamarique

Fotos de Jaume Cladera

Abdulla y su esposa Maryam vienen desde Dubai y caminan por el paseo de Gràcia con bolsas de Louis Vuitton colgando de sus manos: “Es la tercera vez que venimos a Barcelona de compras. Los precios son mucho más bajos que en los Emiratos Árabes”. A pocos metros caminan Susan y Jennifer Wong, llegadas desde China: “Nos encanta esta calle ya que encontramos todas las marcas en un solo lugar”. Una madre y su hija, que han venido desde Brasil para pasar cuatro días de compras, cruzan el semáforo con un nuevo bolso de Prada. Los dependientes de Gucci, vestidos con traje de corbata, abren las puertas de la boutique a una decena de chinos que salen con varias bolsas cada uno. Ocupan un banco entero de la calle con las nuevas adquisiciones, mientras revisan sus teléfonos móviles y ríen entre ellos. Todos parecen coincidir en que la atracción del paseo de Gràcia radica en la oferta de precios y en la comodidad que ofrece. Un paseo que es la espina dorsal del turismo de lujo. En esta calle de 1,3 km, convergen tiendas de lujo y los hoteles más exclusivos.

Barcelona es la segunda ciudad del mundo para turismo de lujo, después de Nueva York, según un estudio de Condé Nast Johansens. El paseo de Gràcia es la tercera calle con el alquiler comercial más caro de toda España, con un coste mensual de hasta 2.800 euros por metro cuadrado. Esta importante vía -que conecta la Avenida Diagonal con la Plaza de Cataluña-, es sin duda el corazón de las compras de la ciudad. Casas de moda de la alta costura europea como Louis Vuitton, Gucci, Chanel, Dior, Prada, Hermes, Rolex y Armani, atraen a miles de turistas al año. Según cifras del Ayuntamiento de Barcelona, una de cada tres personas que viajan a la capital catalana viene de compras y gasta de promedio entre 4.000 y 7.000 euros.

TURISMO_COMPRAS_03
Lindsay, una turista llegada de Londres, enseña las bolsas en las que lleva los productos que acaba de comprar en el paseo de Gràcia de la firma italiana Fendi.

Para comprender el mundo del lujo, hay que partir de las tres “E”: exclusividad, experiencia y escasez. El coste de un bolso de Chanel puede oscilar entre los 4.000 y 6.000 euros y un reloj Rolex puede costar desde 4.000 hasta 600.000 euros, como es el caso de modelos de 1950. Al comprar un bolso no sólo se está pagando el coste del material, la mano de obra o la marca, también se incluye la experiencia del trato al cliente en una tienda estéticamente atractiva. A eso se le suma el estatus económico que otorga esa prenda. Se trata de llevar un elemento que muy poca gente puede adquirir, que revela de forma inadvertida el poder adquisitivo. “Cuando compras marcas de lujo, estás pagando por una calidad que ninguna otra marca te puede dar”, asegura Clara Casas, una compradora gallega, mientras camina por el paseo de Gràcia.

Una de cada tres personas que viaja a Barcelona viene de compras y gasta entre 4.000 y 7.000 euros

En medio de la crisis de la gentrificación en Barcelona, muchos abogan por una solución basada en el llamado “turismo de calidad”, que contrarreste el “turismo de borrachera”. El turismo de calidad es aquel que atrae a personas con alto poder adquisitivo ya que brinda una oferta hotelera, comercial y gastronómica específica. Un turista de calidad buscará hospedarse en hoteles de cuatro o cinco estrellas y hará compras significativas que se traducen en un ingreso económico sustancial para la ciudad. En un estudio sobre la percepción del turismo por los barceloneses, el Ayuntamiento de Barcelona encontró que en la Barceloneta y Ciutat Vella este “turismo de calidad” no tiene una posición tan significativa. Sostiene además que la mitad de los turistas en Barcelona se ha alojado en hoteles de cuatro estrellas y la mayoría de los visitantes provienen de fuera de España.

TURISMO_COMPRAS_02
Un grupo de turistas rusos observan atentamente el escaparate de Louis Vuitton tras comprar en la boutique de Gucci.

La posición de Barcelona como meca de las compras es clara para quienes la visitan. En una encuesta realizada por el Ayuntamiento se encontró que dentro de un baremo de 0 a 10, los turistas calificaron la percepción de las compras en 8,35. Para muchos, vale la pena explorar este tipo de turismo, pues sólo en 2015 la industria del lujo recaudó a nivel mundial más de 253 billones de euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s