Crónica gráfica de una escala

Oriol Masferrer, Míriam Monfort y Regina Reymer

CRUCEROS_01
AMARRE AL AMANECER. Llegada del crucero MSC Mareviglia en El Puerto de Barcelona. Uno de los más transitados de toda Europa, acogiendo en 2018 cerca de 2 millones de turistas. Mientras que un turista habitual gasta 96€ de promedio, un crucerista gastará unos 230€.
Foto: Regina Reymer
CRUCEROS_02
TOUR PRIVADO. Desembarco del crucero MSC Mareveglia en la Terminal-A del Puerto de Barcelona. La afluencia de turistas masifica las principales atracciones de la capital catalana. Foto: Oriol Masferrer

 

CRUCEROS_03
TOUR EN GRUPO. Una vez en tierra los cruceristas disponen de diez horas para visitar Barcelona. Pueden hacerlo de forma autónoma o mediante tours previamente contratados. Esta actividad genera un impacto económico en la ciudad debido a que hay empresas que se dedican exclusivamente a este tipo de actividades turísticas. Foto: Oriol Masferrer
El Ayuntamiento de Barcelona ha limitado el acceso a grupos de m
MERCADO DE LA BOQUERIA. El Ayuntamiento de Barcelona ha limitado el acceso a grupos de más de 15 personas a lugares turísticos como el Mercado de la Boqueria. Estas medidas pretenden preservar la autenticidad y el comercio tradicional dirigido a los residentes en la ciudad. Foto: Regina Reymer
VENDEDORES EN CONTRA. Xavier Petràs, hijo del dueño de la parada de “Bolets Petràs” en el Mercado de la Boqueria. Se muestra en desacuerdo a causa de la masificada afluencia de turistas, que ha provocado la disminución de compradores tradicionales. Foto: Míriam Monfort
Kilian Vilanova, trabajador del puesto "Alfonso Fruiteries" en e
VENDEDORES A FAVOR. Kilian Vilanova, trabajador del puesto “Alfonso Fruiteries” en el Mercado de la Boqueria. El modelo de negocio se ha adaptado al turismo al ofrecer mayoritariamente zumos naturales y macedonia, siendo esta su mayor fuente de ingresos, sobretodo en verano. Foto: Míriam Monfort
La calle Praga sufre desde hace siete años un fuerte crecimient
PROBLEMAS DE MOVILIDAD. La calle Praga sufre desde hace siete años un fuerte crecimiento de circulación de autobuses turísticos. En verano se calcula que la frecuencia de paso se eleva a un autobús cada 2-3 minutos, que transportan a los turistas de la Sagrada Familia al Parc Güell. Foto: Oriol Masferrer
CRUCEROS_08
LA QUEJA DE LOS VECINOS. Ferran Sese, vecino de la calle Praga, apunta que se están organizando para intentar derivar los autobuses por calles colindantes. Su principal preocupación es la contaminación ambiental y acústica. Además, el tránsito continuado de estos vehículos genera daños estructurales al subsuelo colindante y a los edificios. Foto: Oriol Masferrer
CRUCEROS_09
EL MURO INVISIBLE. El Parc Güell es uno de los mayores epicentros turísticos de Barcelona y la constante afluencia de autobuses turísticos afecta a la vida de los vecinos de la zona. Esta fotografía muestra la frontera que separa la vida de los turistas de la cotidianidad vecinal. Unos muros que no evitan el ruido. Foto: Oriol Masferrer
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s